Tipos de alisados para olvidar secador y plancha: ¿Cuál es el mejor para tu pelo?

Tener un pelo perfectamente liso y que no se encrespe con la humedad es el deseo de muchas mujeres con el pelo rizado, ondulado o, simplemente, difícil de manejar. Para conseguirlo, tenemos varias opciones, desde las temporales, que consisten en alisar el pelo cada vez que nos los lavamos a base de secadores y planchas, u otras soluciones más permanentes que prometen que nos olvidaremos de pasar horas pegadas a un secador por una temporada más o menos larga. Entre estas últimas, existen varias opciones, unas más duraderas que otras, aunque, realmente ninguna de ellas llega a ser permanente, pues para prolongar el resultado, hay que repetir el tratamiento con menor o mayor frecuencia. Los alisados ‘permanentes’ más utilizados son tres: químico, japonés y brasileño.Es el más antiguo de todos y consiste en aplicar en el cabello algún producto químico -generalmente una crema alcalina o a base de socio o calcio hidróxido- que rompen las cutículas, los enlaces proteicos que mantienen la forma del pelo, y el pelo ‘se relaja’. Para conseguir que el pelo se mantenga liso, tras aplicar el producto, se plancha y se alisa el cabello varias veces. Este tratamiento es muy agresivo y sólo se recomienda hacerlo por profesionales, aunque también es el más permanente de todos, y sólo será necesario retocar el cabello según este va creciendo. Además, tras el tratamiento habrá que cuidar el cabello de forma especial, no lavarlo en varios días y realizarse otros tratamientos agresivos, como tintes o mechas, pues el cabello puede quedar muy debilitado. Está indicado para melenas muy rizadas.Es muy parecido al anterior, pues la base es la misma: aplicar unos productos químicos -generalmente con tioglicolato de amonio y la queratina- en el cabello que ‘rompan’ y modifiquen la estructura del cabello alisándolo. Además de la aplicación de este cóctel de químicos, esta debe combinarse con un tratamiento térmico que planche rigurosamente el cabello y fije su nueva estructura con un neutralizador con peróxido de hidrógeno. Es menos agresivo que el químico y, aunque también es permanente, para mantenerlo perfectamente liso deberá repetirse o retocarse el tratamiento cada cuatro o seis meses. Los días posteriores, el cabello requerirá de algunas precauciones para mantener el alisado, como no lavarse el cabello en las 48 o 72 horas siguientes, no estar en contacto con humedad y no recogerlo. Tampoco se recomienda sobre cabellos teñidos, muy finos o dañados. El aspecto es el de un cabello liso, sin encrespado, muy brillante y saludable. No esta recomendado para melenas muy rizadas, africanas, sino más bien apra acbellos ondulados o con tendencia a encresparse. El tratamiento es muy largo y su precio bastante elevado, una media de 200 o 300 euros.Es el alisado menos permanente de los tres, pero también el menos dañino para el cabello y el más económico. Además, su acabado es más natural, y deja el cabello más maleable para realizarte otro tipo de peinados. Y es que, a diferencia de los dos anteriores, no ‘rompe’ la estructura del cabello, sino que introduce keratina hidrolizada, que alisa el cabello a la vez que acaba con el encrespamiento y reestructura el pelo recuperándolo de cualquier tipo de daño causado por los tintes o el secador. Suele durar unos tres meses y está indicado sobre todo para los pelos encrespados y / o ondulados, pero es poco eficaz para cabellos muy rizados y tampoco se recomienda en cabellos muy finos. Sí se puede usar en cabellos teñidos o castigados -de hecho, incluso los repara- y es más económico que los anteriores, pero es recomendable hacerse varios tratamientos seguidos. De hecho, aunque el resultado no es el mismo que en el salón, hay productos que se pueden aplicar en casa.Además de durar menos, uno de sus mayores inconvenientes es que contiene formol, un compuesto altamente tóxico cuando se inhala. Afortunadamente, poco a poco van apareciendo opciones libres de formaldehídos, comoAdemás de los tres anteriores, lo más antiguos y utilizados, cada vez van apareciendo más tratamientos de alisado del cabello semipermanentes. Estos son algunos de ellos.Fotónico o láserAl igual que con el brasileño, el alisado fotónico se realiza aplicando un tratamiento a base de queratina. Después de aplicar esta, se utiliza un láser LED que emite luz azul y que es capaz de penetrar en las capas más internas del cabello para potenciar el efecto de la keratina y que este sea más rápido. A diferencia de los anteriores, no es necesario fijar el alisado a base de calor y no solo no perjudica al cabello, sino que le proporciona brillo y sella las zonas dañadas. El resultado dura unos tres meses y, como en todos los tratamientos con keratina, se deben tomar una serie de precauciones los días posteriores para que el tratamiento sea más efectivo.MarroquíEl alisado marroquí es un tratamiento proveniente de marruecos a base de aminoácidos, arcilla blanca, aceite de cacao y emulsiones de silicona. No contiene formol ni otros agentes tóxicos y, además de en la peluquería, podemos hacerlo en casa. Está recomendado para todo tipo de cabellos, incluso teñidos y dañados, y está especialmente indicado para los encrespados. El procedimiento es sencillo, muy parecido al de toros alisados: lavar el cabello hasta con tres champús especiales, aplicar el producto y secar o planchar concienzudamente después. No se puede lavar ni mojar ni recoger el cabello en tres días y dura unos tres meses.TaninoplastiaEste es uno de los más novedosos y también menos dañinos. Se trata de un tratamiento a base de taninos, sustancias presentes en las vas, las castañas y los robles y que tienen algunas propiedades beneficiosas para el cabello, pues es antioxidante y cicatrizante.A diferencia de otros tratamientos, no rompe la estructura del cabello -las proteínas que lo unen-, sino que penetra en él generando otra estructura que, aplicando calor, lo hidrata y lo alisa. Al no dañar el pelo, se puede aplicar repetidas veces y suele durar entre 3 y 6 meses. Para mantener el cabello liso más tiempo, se recomienda usar champús sin sulfatos. Este tratamiento se recomienda sobre todo para melenas encrespadas y secas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario