«El mundo gira y no se acuerda de mí», «Mi pareja me usa», «Estoy rodeada de gente y sola»… Consultorio de Psicología

Afrontar las situaciones difíciles por las que atravesamos requiere muy a menudo de ayuda. 20minutos pone en marcha cada semana un consultorio psicológico con el fin de ayudar a resolver las dudas que plantean los lectores. Aquí tienes las respuestas de esta semana que ha dado al consultorio nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.Tengo 35 años estoy hace unos meses en rehabilitación por trastorno vestibular. Pero siento que no avanzo. No sé si será mi ansiedad que provoca los mareosEn este caso, tu médico es el más indicado para responder a tu pregunta. Desde luego, la ansiedad sí que puede acelerar e incrementar tus mareos; incluso, en algunos momentos, también los puede provocar. En estos casos hay que valorar si conviene combinar el tratamiento médico con terapia psicológica. Desde luego, nuestra experiencia en estos casos es que el paciente mejora mucho al ver cómo es capaz de controlar sus niveles de ansiedad, cómo se anticipa en muchas ocasiones a esos mareos y cómo puede avanzar en el control de los mismos. En última instancia, la terapia psicológica siempre será un beneficio para tu estado actual.Tengo bajones de ánimo todo el tiempo. Me cuesta encontrar motivación para hacer las cosas. Me siento sola aunque esté rodeada de gente. Me queda ese pensamiento de morir varios días. Es como que estoy en un pozo oscuro del cuál intento salir pero no puedo.Por lo que describe se encuentra en una situación que precisa ayuda profesional de forma inmediata. Esos pensamientos que nos incapacitan tanto nos indican un estado de ánimo muy bajo y ausencia de energía para poder remontarlo. Aquí, es posible que necesite tanto ayuda farmacológica como terapia psicológica. No deje de acudir a su especialista. Su caso es urgente y necesita ayuda inmediata. Desde la psicología, en el libro ‘Recuperar la Ilusión’ verá casos parecidos donde se detalla cómo se consigue que esa persona salga adelante.Tengo problemas de audición, vivo a solas con mi madre. Mi padre murió hace 31 años. Estoy muy cansada de discutir con mi madre, de edad avanzada. Estoy muy triste sin familiares y amigas.Es preciso que usted tenga ‘vida propia’, y eso implica relaciones sociales, amistades… abrirse más al mundo. En su situación actual estos objetivos resultan complicados, pues no tiene la disposición emocional que precisaría para dar este paso y para sentirse bien con otras personas, por mucho que tengan pensamientos diferentes a los suyos. En consecuencia, antes de intentar abrirse a esas relaciones conviene trabajar su bienestar emocional. Los psicólogos, en casos como el suyo, primero le ayudamos a encontrarse bien consigo mismo, a analizar la realidad con objetividad, a ver las distintas opciones… Posteriormente, reforzamos sus habilidades sociales, su confianza en usted mismo, su flexibilidad en su relación con los demás… hasta que conseguimos que tenga esa ‘vida propia’ y esas satisfacciones que tanto demanda. En el libro ‘La Inutilidad del sufrimiento’ detallo algunas claves para conseguirlo.Estoy imputado por apropiación indebida en un caso. Le resumo. Mi hijo tenía un taller mecánico. Las cosa iban mal. No ganaba para pagar ni para sobrevivir. Decidió dejarlo. Hay un contrato de traspaso. La relación con la otra parte no era buena, ya que le iba pagando los 400 € que acordaron mensuales en pocas cantidades al mes hasta hacer los 400 €. Como los últimos meses ya no le pagaba la relación era muy agresiva entre ambos. Total, que mi hijo le dice que se va a Valencia y que lo deja todo. Le dice a la otra parte si quiere algo del taller y que lo que no quiera lo va a vender. Esto es, maquinaria y enseres. Le dice que no quiere nada. Pues mi hijo lo vende y le bloquea el número para que no lo llame. Pero la mala suerte que el hijo de la otra parte es policía judicial. Lo llaman de comisaría para que se presentara. Le hicieron entregar las herramientas que figuraban en el contrato más otras que no estaban en contrato y además lo han fichado por apropiación indebida. Cuando se fue mi hijo a Valencia le dijo al dueño del local que no es el demandante. Que las llaves las tenía yo y que se las entregaría yo. Quedo con el dueño y le digo si quiere que le alquile el local a otra persona, ya que el vive en Granada. Me dijo que me quedara con las llaves y que lo alquilara. Cuando entré al taller vi que no estaba en condiciones de enseñarlo a nadie por la cantidad de suciedad y chatarra que había. Llamé a una empresa de reciclajes se lo llevaron todo. El taller completamente limpio sin nada. Además me pagaron sobre 300 € por darle la chatarra. Cuando fui con mi hijo a comisaría me dijeron que yo estaba imputado en el caso por apropiación indebida. Nunca me he visto en esta situación. No puedo dormir, no puedo concentrarme en nada, incluso conduciendo me voy por otra ruta. Además estoy desempleado. No sé qué puedo hacer. Yo no soy un ladrón, lo he hecho sin mala fe. Si llego a saber esto no cojo las llaves. Espero su respuesta.Esta situación le ha sobrepasado, de ahí que esté en un estado de alerta permanente: no puede dormir, no puede concentrarse… En realidad, conviene que vaya a su médico de forma inmediata y que, simultáneamente, reciba apoyo psicológico. Mientras tanto, intente no conducir y céntrese en buscar trabajo, en reconducir su vida; en definitiva en usted, en poder volver a llevar una vida normal. Su hijo tomó sus decisiones, pero usted no puede ser rehén de él toda su vida.Necesito ayuda para mi hija. Tiene 31 años, está casada y tiene un niño de 6 años. Su marido es militar, ella está dedicada al cuidado de su hijo y casa, desde hace un tiempo viene padeciendo estrés y ansiedad. Creo que debe evolucionar en el mundo laboral y tener su independencia.En estos casos es muy recomendable una terapia de pareja. No obstante, con frecuencia uno de los dos miembros de la pareja se niega a ir al psicólogo, pero ello no debe ser obstáculo para que lo haga la otra persona. Desde la psicología, los métodos para combatir los niveles de estrés y ansiedad son muy eficaces. En pocas semanas su hija se encontrará mucho mejor, con más equilibrio y bienestar emocional, y en esa situación será el momento de prepararla para que aborde su desarrollo profesional y logre esa independencia, también económica, que tanto desea.Llevo inmerso en un proceso médico desde octubre de 2017 por un pequeño accidente laboral. Me siento totalmente desprotegido por el INSS y el sistema sanitario. Me han hecho pasar un calvario físico y mental y llevarme a una situación penosa. Llevándome a tener que abandonar mi trabajo después de 26 años por no poder realizarlo ya que no estoy bien. El proceso médico y jurídico es lento y eso jugó en contra de mi salud física y mental. Actualmente estoy en unidad del dolor y psiquiatría y sin trabajo. Es complicado encontrar algo con mi limitación y 53 años. Necesito alguien que me ayude ya que el mundo sigue girando y no se acuerda de mí.Por lo que cuenta, desde el punto de vista físico tiene usted el tratamiento que precisa: unidad del dolor, psiquiatría…, pero la terapia psicológica puede ayudarle a sentirse mejor emocionalmente, a recuperar al menos parte de su bienestar, de sus ilusiones, de sus esperanzas… Una vez que su estado emocional sea el adecuado, que se sienta mucho mejor con usted mismo y con el mundo, será el momento de intentar incorporarse al mercado laboral, pero no lo haga antes de haber completado esa parte de la terapia, pues añadiría un nuevo fracaso a su estado actual. En ‘Las 3 claves de la felicidad’ se describen pautas claras para casos como el suyo.En estos momentos estoy en una encrucijada, mi pareja (que me pidió matrimonio el año pasado) no me trata como igual, siento que me utiliza y posiblemente está conmigo solo porque no tiene otra opción mejor. Siempre está pensando en el pasado, aparecen por las redes sociales sus ex y sé que tiene conversaciones que no me gustaría leer. No creo que todo sea culpa suya porque me he dejado física y socialmente, me siento sola siempre y he abandonado mis salidas con amigos y no sé cómo retomar o pedirles ayuda. Me da vergüenza está situación, porque no pensé que llegaría a pensar estas cosas sobre mí, pero no veo que tenga salida y me veo aguantando todo porque no tengo trabajo, ni nadie me quiere alquilar un piso en paro, ni tengo otro sitio donde ir, porque a mi familia no le quiero decir nada, siento que les he fallado. Necesito ayuda para encauzar mi vida y saber si está relación me está costando mi salud mental.A veces demostramos más nuestro amor contándole a nuestros seres queridos nuestra situación real que mintiéndoles u ocultándoles la verdad. No deje de pedir ayuda, pues ese deterioro que comenta es la consecuencia de su falta de ilusión actual, de su sentimiento de fracaso, de su desolación… Está usted muy vulnerable emocionalmente y necesita ayuda psicológica de forma inmediata. En estos casos, desde la psicología lo que hacemos es facilitar a la persona los recursos que necesita para volver a sentirse bien, para recuperar su autoestima, su seguridad y su confianza en si misma. A partir de ahí, abordamos los siguientes objetivos: relaciones afectivas sanas, y no de dependencia; reanudar las relaciones con amigos, familia, intentar conseguir un trabajo… En definitiva, intentamos que coja de nuevo las riendas de su vida y lo haga con su mejor estado anímico. Le puede venir consultar ‘Lo mejor de tu vida eres tú’.Me gustaría que tratase el tema de la dependencia emocional, sus fases, las relaciones de transición que suelen ocurrir.La realidad es que la dependencia emocional varía mucho en función de cómo es la persona dependiente (antecedentes, carácter, circunstancias que tiene en esos momentos…) y del perfil de la persona: manipuladora, abusadora, chantajista, acosadora… En general se puede producir una fase de encantamiento o atracción inicial mutua. Cuando es a nivel de pareja, ambos miembros se sienten atraídos y lo sienten con tal intensidad que incluso lo experimentan a nivel físico, emocional y cognitivo (en sus pensamientos y en sus procesos mentales). Posteriormente, a medida que va disminuyendo la novedad, que las personas se muestran realmente como son, que damos paso a la rutina… una de las dos personas puede establecer una relación de dependencia emocional en la que ‘juega’ con los sentimientos y emociones de la otra persona y la lleva a situaciones muy dramáticas (ahora te quiero, ahora no te mereces que te quiera, tú no vales nada, qué suerte tienes con tenerme…), de tal forma que la persona dependiente sufre en su autoestima, disminuye su confianza en si misma y se debilita emocionalmente hasta el extremo de tolerar lo intolerable. El tema es un ir y venir constante, un cogerte, machacarte y dejarte de nuevo… En estos casos de dependencia emocional es crucial que la persona reciba apoyo psicológico, para poder recuperar su confianza, su autoestima (en muchos casos su dignidad) y tener la fuerza y el coraje de poder romper esa relación tan negativa y tan tóxica. En los libros ‘Emociones que hieren’ y ‘Amar sin sufrir’ detallo cómo lograrlo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario