Caso Dimitrova se quedó invariable

El caso de María Dimitrova en los Juegos Panamericanos de Lima se quedó, en el resultado de medalla, tal como ella fue premiada con la medalla de plata en kata.

La solicitud de la kata que había pedido Dimitrova guardaba relación con lo exhibido en la pista de competencia, aun cuando un juez de Estados Unidos rechazaba la técnica.

“Se comprobó -sin embargo- que lo que ella dijo se corresponde con lo que hizo y en la puntuación que otorgaron los jueces salió favorecida la competidora norteamericana”, dijo a Diario Libre, el presidente de la Federación Dominicana de Karate, José Luis Ramírez.

La atleta hizo su kata en Lima y la terminó, al momento de ir los jueces a anunciar el veredicto hubo una intervención “simplemen- te” en la que un técnico norteamericano plantea que esa kata no se corresponde con los movimientos que había anunciado la atleta dominicana.

Esa “valoración se desestimó” y “la opinión que dieron los jueces favorecía a la norteamericana”, Sakura Kokumai. Al final se da una puntuación de 25.2 a la norteamericana y unos 24.8 a la nuestra” indicó Ramírez.

La puntuación que deja a María por debajo la otorgan los dos jueces norteamericanos. “Es lo que determina la victoria” de Kokumai.

Ramírez plantea que si se quería un equilibrio “nosotros teníamos un árbitro que es José Arismendy Ubrí, que tiene licencia mundial de kata”, por lo que se debió poner un juez norteamericano y un dominicano, “pero al contrario colocaron a dos del Norte, de Canadá y de Estados Unidos”, señaló.

Y de ahí viene su “insatisfacción” con los resultados, visto que “fueron unos resultados montados en contra de María Dimitrova”.

Dentro de los jueces se incluyó uno que es “anti-María”, que es el de Canadá, agregó Ramírez.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario